Hábitos alimentarios saludables

Sabemos que la alimentación de los niños es fundamental en su salud presente y también futura ya que de ella depende la prevención de enfermedades durante toda su vida. Así es necesario enseñarles a establecer unos hábitos de alimentación saludables. Para conseguir este objetivo, tenemos que empezar por nosotros mismos y predicar con el ejemplo, ya que ellos nos imitan en todo lo que hacemos.

Los consejos y pautas de los expertos de Bebegadis nos ayudarán a organizarnos mejor para establecer unos buenos hábitos de alimentación en nuestros pequeños:

hábitos saludables

1. Horarios regulares. Es recomendable organizar las comidas en horarios regulares, haciendo tres comidas principales y uno o dos tentempiés, evitando los picoteos. No olvidemos que la mayoría de las alteraciones alimentarias del adolescente y del adulto tienen su origen en la infancia.

2. Alimentación variada. Una alimentación variada es casi con seguridad una alimentación equilibrada. Tenemos que conseguir que el niño coma de todos los alimentos (al menos que los pruebe). Dentro del mismo grupo de alimentos podemos sustituir uno por otro si no es de su agrado.

3. Educar el paladar. Educar el paladar en alimentos básicos como verduras, frutas, legumbres o pescado con presentaciones apetecibles a la vista y al olfato, incorporación de especias y condimentos, diferentes texturas, acompañar el alimento que le guste menos con otros que le gusten más, etc. Debemos desarrollar nuestra creatividad en la cocina, hoy más que nunca tenemos miles de recetas al alcance de un clic (algunas recetas).

4. Hacer de la comida un momento agradable y relajante. Debemos conseguir que la comida sea un momento de relax, por ejemplo, hablando de cosas agradables. Fomentar buenos recuerdos asociados no sólo a la comida, sino a todo lo que supone la experiencia de comer. Podemos dejar que nos ayuden a presentar los alimentos en el plato y que participen con nosotros en la preparación de la comida.

5. Debemos respetar su apetito, no es necesario que termine todo el plato. Tenemos que intentar no transformar las horas de las comidas en campo de batalla, si los alimentos son variados siempre habrá algo que coma mejor.

6. Consumo de agua. Hace falta habituarlos a beber agua. En general a los niños les gustan mucho las bebidas azucaradas, si les dejamos beberán grandes cantidades lo que les puede producir caries, aumento de peso o peor asimilación de otros nutrientes. Las bebidas azucaradas deben tomarse de forma excepcional y evitarlas para acompañar las comidas.

7. No fomentar el gusto por lo salado o por lo dulce. Debemos procurar no darles alimentos que contengan mucho azúcar, que sean salados o alimentos procesados que lleven potenciadores de sabor. Son gustos a los que se acostumbran con facilidad y después los otros alimentos les parecerán insípidos.

8. Actividad física. La actividad física es imprescindible para los niños. No podemos hablar de alimentación sin referirnos a la importancia del ejercicio para conseguir el bienestar que buscamos para nuestros hijos.

9. Paciencia. Los niños tienen fases de crecimiento rápido y otras más lento, por eso no siempre tienen el mismo apetito. A los 2-3 años pueden rechazar sistemáticamente un montón de alimentos, por eso hace falta mucha dedicación y seguir insistiendo hasta conseguir educar su paladar. En torno a los 7 años la mayoría de los niños ya comen de todo.

Fuente: Bebegadis

bebegadis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s