Estimulación Temprana: Competencia en la movilidad V

Caminar y correr en patrón cruzado completo

El caminar y correr en patrón cruzado completo está presente en un niño promedio a los 36 meses de edad. Ahora el niño se ha convertido en un hábil caminante y rara vez se cae, ya puede caminar conservando un buen equilibrio y es capaz de correr siguiendo un patrón cruzado.

Dos son las habilidades que ha adquirido:
  1. El niño utiliza sus brazos para moverse hacia adelante, tal como si fuera un atleta realizando una carrera a corta a gran velocidad, si bien , todavía es un principiante.
  2. Corre siguiendo un patrón cruzado ( brazo derecho y pierna izquierda hacia adelante, brazo izquierdo y pierna derecha hacia atrás), dejando atrás definitivamente y para siempre a los antropoides.
En su búsqueda constante para lograr una movilidad más eficiente, el niño empieza a acelerar su caminar, inclina su cuerpo hacia adelante y levanta sus pies cada vez más altos, alternando el movimiento de sus brazos y piernas para seguir un patrón cruzado.

A esta edad, su pequeño pronto se convertirá en un corredor consumado, prefiriendo correr a cualquier otra actividad física, debido a que le encanta experimentar la emoción del movimiento rápido, la sensación de velocidad cuando el viento sopla sobre su cuerpo… Negarle a un niño la oportunidad de correr, significa imposibilitarle la oportunidad de completar el desarrollo de su cerebro, pues cuando el niño corre, además de otras cosas, mejora la eficiencia de su sistema respiratorio.

Cualquiera que haya intentado alguna vez subir corriendo por las escaleras o correr para alcanzar un tren conoce tres hechos:
  1. La velocidad de la respiración cambia
  2. Se respira más pesada y profundamente
  3. Cuanto más se corre más clara se torna la respiración
¿Cómo alentaremos a nuestros niños a correr?

Inicialmente lo haremos sobre una superficie blanda, plana y lisa; la tierra compacta, la hierba corta, la grava compuesta, la arena dura y compacta o una pista para correr son superficies adecuadas. Si bien debemos alentarlos a correr, nunca debemos forzarlos ni emocional ni físicamente.

Lo ideal es correr a su lado, inicialmente le marcaremos el paso, manteniéndonos un paso por delante de ellos y cuando ya consiga correr distancias cada vez más largas, debemos dejarles que se conviertan en los líderes de la carrera. Posteriormente volveremos a correr a su lado en todo momento. Los juegos como correr sobre su propia sombra le ayudarán a recorrer distancias mayores.

Es preferible correr en exteriores y en el mismo lugar de forma regular. Una vez que el niño conozca perfectamente el trayecto, dejará de distraerse con cada objeto que encuentre en el camino, siendo conocedor previamente al inicio de la carrera del lugar donde finaliza la misma.

Inicialmente se empezará con alta frecuencia, baja intensidad y breve duración para llegar a una alta frecuencia e intensidad y una duración de 30 minutos sin detenerse.

Como siempre, os animo a intentarlo, que sepáis que desde los 18 meses ya podemos iniciarnos en dicha actividad, así que… !Ánimo y run, run, run!

Ángeles Caamaño Balsa
Coach Wingwave/Estimulación temprana niños
(pnl, feedback muscular y reprocesamiento cerebral)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s