Desayunar bien antes de ir al cole

La dieta durante la etapa escolar debe proporcionar la energía y los nutrientes necesarios para garantizar un buen rendimiento físico e intelectual para todo el día. Como parte de la dieta, el desayuno es fundamental ya que debería cubrir un 25% de las necesidades calóricas diarias. Sin embargo, muchos niños españoles no desayunan habitualmente o lo hacen poco y mal.

Desde siempre hemos sabido que el desayuno es la comida más importante del día, imprescindible para empezar la mañana con energía, por lo que no hemos de quitarle importancia ya que puede influir en la salud tanto del niño como del futuro adulto. Además, algunos estudios sobre este tema han relacionado el ayuno matutino con la obesidad.

¿Cuál es el desayuno ideal?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), un desayuno equilibrado es aquel que incluye todos estos nutrientes:

  • LÁCTEO: vaso de leche, yogur o queso fresco…
  • CEREAL: pan, galletas, cereales en copos, bizcocho…
  • FRUTA: cualquier tipo de fruta natural entera o su zumo.
  • Un poco de grasa de acompañamiento para el pan: aceite de oliva, mantequilla o margarina.
  • Otros acompañamientos: dulces (mermeladas…) o no dulces (embutido con poca grasa)

desayuno

Pautas a seguir para desayunar bien

Aprender el hábito de desayunar. Se trata de una rutina que debemos incorporar a nuestro día a día y que, al repetirse de la misma forma cada mañana, acaba por aceptarse como algo que “es así” y “se hace”.

Los padres y cuidadores deben ser un modelo a seguir. Por lo que ellos también deberían hacer un buen desayuno y, en lo posible, compartir mesa con los niños.

Intentar que los niños duerman lo suficiente y se levanten con el tiempo necesario para desayunar. Diez o quince minutos pueden ser suficientes para hacer un buen desayuno. El truco para evitar prisas es dejar preparadas algunas cosas el día anterior (la ropa, la mochila…)

Empezar poco a poco. Si les cuesta hacer el desayuno completo, al principio pueden tomar lo que les resulte más fácil, como un vaso de leche con cereales o galletas; o un batido de yogur y fruta; o pan con aceite y embutido; o una pieza de fruta; o incluso algún resto apetitoso de la cena del día anterior. Poco a poco iremos añadiendo cosas nuevas, animándoles a que las incluyan para hacer un desayuno equilibrado.

Saltarse el desayuno NO ayuda a adelgazar. Incluso puede llegar a engordar ya que saltarse esta comida consigue que tengamos más hambre durante la mañana y picoteemos entre horas. Las calorías de un buen desayuno no engordan porque se queman rápidamente con la actividad de la mañana.

Fuente: Asociación Española de Pediatría

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s